Noticias del Camino de Santiago

 

ESTELLA-LOGROÑO

De Estella a Logroño (48 kms.) (con salida desde albergue, bar-restaurante, u oficina de Turismo)

Una de las etapas más duras pero también más gratificantes de todo el Camino francés. La dificultad está considerada alta con cotas de altura de hasta 750 metros, pero el recorrido por Navarra y La Rioja, lo hacen una experiencia única.

Fuente del vino Camino de Santiago

Bodegas Irache en Estella- Fuente del Vino.

Al partir del albergue de Estella, la primera parada obligada es la de la famosa fuente del vino, de Bodegas Irache. Un grolo de vino para comenzar la travesía con energía, siempre viene bien (pero sin pasarse). En este trayecto, tienes la opción de ir por la ruta tradicional, por senderos estrechos y que, dependiendo de la época del año, pueden estar llenos de barro, o bien, recorrer la carretera que hacen el Camino más cómodo, aunque, si bien es cierto, menos atractivo y sin poder disfrutar de las hermosas vistas de montaña.

La primera parada la podéis hacer en Los Arcos, un lugar en donde podréis tomar un café en muchas de las cafeterías y aprovechar para hacer algunas compras en las tiendas y supermercados locales. Si seguís la opción de carretera, el asfalto está en bastante buen estado, aunque, al igual que siguiendo la ruta tradicional, es un continuo sube y baja, debido al abrupto terreno navarro. Desde Torres del Río, después de subir a lo alto, si miras para atrás tienes una bonita vista de Sansol, y si miras para adelante, el Camino se complica un montón. La siguiente parada antes de llegar a La Rioja es en un pequeño pueblecito llamado Viana. Ideal para después tomar el carril-bici que comienza en la comunidad y que conduce directamente a Logroño.

Santa María de Arcos- Camino de Santiago

Iglesia de Santa María de Arcos- Fuente: ViajarAhora.com

El camino entra en Logroño por el norte hasta el famoso Pozo Cubillas, conocida fuente donde los peregrinos aprovechan para refrescar sus pies. Puedes disfrutar en el mirador próximo a la fuente, en el que las hermosas vistas del puente de piedra y las torres de las iglesias, no te dejarán indiferente. Al principio del puente de piedra se encuentra la oficina del peregrino y al cruzar el río Ebro entras en el casco antiguo y llegas al albergue de Logroño.

Logroño es una ciudad pequeña, pero con todos los servicios, gentes amables y cercanas e interminables lugares de visita tras hacer tu Camino de Santiago en bicicleta. Gastronomía de lujo y a precios populares, y visitas turísticas como el Puente de Piedra, el Puente de Hierro, el Teatro Bretón de los Herreros o la Muralla de Revellín.

Camino de Santiago- Pozo Cubillas

Pozo Cubillas en Logroño- Fuente de Peregrinos

 

La fantástica última ruta del Camino de Santiago: La Muxiana. De Fisterra a Muxía

Tras nuestro último post en el que explicamos el recorrido de uno de los caminos de Santiago que mayor afluencia está teniendo en los últimos tiempos (La Fisterrana), os presentamos una extensión de este Camino, que se completa con una nueva etapa: el trayecto desde el Fin del mundo hasta el hermoso pueblo marinero de Muxía, en la Costa da Morte gallega. Este camino se está haciendo cada vez más conocido entre los peregrinos que recorren en bicicleta diferentes rutas del Camino de Santiago y quieren explorar nuevos lugares de Galicia, próximos al mar.

Se trata de una etapa que recorre muy próxima a la Costa Gallega en la zona de las Rías Altas, pasando al lado de hermosos ríos como Río Grande, Rego da Carbaliza o Río Castro. Esta etapa no consta de terrenos abruptos ni escarpados, ni de grandes altitudes, es bastante cómoda para realizar en una sesión.

Etapa única: Fisterra a Muxía (29,3 kms)

Km 0. Fisterra (Todos los Servicios)

Hay que volver sobre los pasos que nos trajeron hasta Fisterra. Volvemos de nuevo en dirección hacia la playa de Langosteira. Pasamos la parroquia fisterrana de San Martiño de Duio. La iglesia de esta parroquia situada junto al Camino, data de 1717 (siglo XVIII) y es de barroco. Un hermoso lugar. Ya hemos recorrido los primeros 1,7 kms.

Camino de Santiago en bicicleta. Finisterre Fisterra

Tras pasar San Martiño de Duio, damos un pequeño rodeo de 1 km. con altos y bajos pasando por Escaselas (Km 2,8) y llegamos hasta Hermedesuxo de Baixo, que vemos a mano izquierda (Km 3,6). Llegados a este punto, el camino oficial se desvía a la derecha hacia San Salvador, aunque algunos peregrinos continúan recto por la recta asfaltada. Es la conocida variante de Rostro. Enlaza en Padris y aunque es más corta no merece mucho la pena porque rueda siempre por asfalto. En el último tramo se ve el arenal de Rostro, casi siempre a través de los pinos, pero no se pisa la playa en ningún momento.

Cojamos una u otra dirección, llegar a la aldea de Padris (Km 9,7). Ante nosotros, ya disfrutamos de la vista del Oceáno Atlántico, un recuerdo fantástico que hace que el Camino de Santiago en bicicleta, sea inolvidable. El trayecto pasa por hermosos prados y maizales y  termina en Canosa, donde tenemos un merendero en el que podemos descansar(km. 11,8).

Lires (Todos los servicios)

 

Tras este breve descanso, pasamos por uno de los lugares más hermosos de toda la Costa da Morte: Lires. Incluso podemos desviarnos del tramo del Camino de Santiago en bicicleta para disfrutar de sus cercanas playas. Continuando nuestra ruta por esta parroquia de Cee, debemos prestar mucha atención a la señalización. Hay varios alojamientos en Lires (Cabañas de Lires por ejemplo, es un lugar de reposo ideal) y también todos los servicios de bares y restaurantes. Recorremos en subida la población y dejamos el desvío al bar a la derecha. Es la única localidad de la etapa con servicios así que es casi obligado renovar fuerzas en esta localidad.

Pasamos Lires y bajamos al río Castro. Al cruzar el río, ya hemos entrado en el concello de Muxía, pero hay nos queda camino por recorrer. Importante destacar que a setenta metros el Camino se desvía a la izquierda y visita Vaosilveiro (Km 14,5).

Tras un breve rodeo por camino entroncamos por una pista asfaltada que nos dirige hasta Frixe (Km 15,8). El grueso de la población queda a mano derecha y torcemos a la izquierda para tomar una pista entre un pinar. Más adelante cruzamos una carretera – la señalización oficial marca 12 kilómetros hasta Muxía – y retomamos la pista hasta Guisamonde (Km 18,2).

Algo más de un kilómetro después de Morquintián viene un punto con doble señalización. ¡Atención!  Lo más prudente es continuar hacia la derecha siguiendo las flechas amarillas pintadas sobre el asfalto. A 350 metros el itinerario se desvía por la izquierda y ya toma un camino despejado que sube hasta las inmediaciones del Facho de Lourido, la cota más alta de la etapa a 269 metros.

Un camino ancho desciende hasta la siguiente aldea: Xurarantes (Km 24,7). A la salida cogemos una pista vecinal y pasamos junto a la fuente de Bico. De inmediato, al llegar a la carretera, hay otro aprieto con las señales. De frente, unas flechas animan a internarse por una senda. Ésta baja directa hasta la playa de Lourido tras un corto tramo de dunas, pero una vez allí hay que subir sin remedio hasta la carretera. El itinerario oficial, la opción que recomendamos, sigue la carretera y bordea la playa por encima (Km 26,1). Hasta Muxía ya no hay pérdida. Nada más entrar en Muxía la señalización nos guía hasta el albergue público, girando a la derecha por la rúa Campo das Pinas y por la rúa os Malatos y Enfesto (Km 28).

Muxía (Todos los Servicios)

Una vez acomodados en el albergue (también hay otro albergue privado junto a la Oficina de Turismo), la tradición empuja a visitar el Santuario de la Virgen de la Barca, asolado por el incendio que tuvo lugar el día de Navidad de 2013. Hay que bajar a la calle de Manuel Lastres y aquí girar a la derecha hasta la calle Real, que seguimos por la izquierda. De camino al Santuario podemos entrar en la oficina de Turismo, donde podemos recoger la Muxiana. Un lugar paradisíaco en el que encontrarás naturaleza, ocio, hospitalidad y multitudes de opciones para finalizar tu viaje.

Al igual que es un evento único, llegar a la ciudad santa en donde descansan los restos del Apóstol Santiago desde hace más de dos decenas de siglos, la peregrinación hacia el fin del mundo conocido hasta el siglo XV, es toda una experiencia inolvidable que los peregrinos podrán hacer en bicicleta en dos cómodas y divertidas etapas de viajes.

Con documento acreditativo desde 1997, cuando el Ayuntamiento de Fisterra creó la “Fisterrana” (un equivalente de la famosa “Compostelana” exactamente con el mismo funcionamento), esta Ruta del Camino de Santiago ha ido cogiendo muchísimo protagonismo durante los últimos tres lustros. Una etapa que recorre ríos, montañas, terrenos escarpados y hermosas villas del interior y de la costa gallega que quedarán presentes en tu retina. A continuación, presentamos las dos etapas de las que consta, descritas minuciosamente para que podáis viajar a Galicia sin salir de casa.

1ª etapa: Santiago de Compostela – Olveiroa (58 kilómetros)

Tomando como punto de partida la Plaza del Obradoiro, tras disfrutar de la hermosa vista de la Catedral de Santiago, el Pazo de Raxoi y el Hostal de los Reis Católicos, tomamos la cuesta que desciende hacia Rúa das Hortas para continuar recto hacia Calle Galeras. Afortunadamente, el trayecto de salida de la ciudad está señalizado con las flechas amarillas indicadas para peregrinos y es bastante cómodo y sencillo salir de la ciudad. Tras abandonar la ciudad compostelana, pasaremos por Roxos en unos tramos que combinan asfalto con tierra y pequeños senderos, además de una dura travesía por el Alto de Mar de Ovellas. Cruzamos la preciosa Ponte Maceira y si has salido temprano de Santiago, recomendamos para parar a comer, descansar y disfrutar, el pueblo de Negreira. Múltiples restaurantes y servicios de todo tipo con cocina tradicional y a un precio más que asequible.

Tramo Fisterrana, Camino de Santiago

Por la tarde, tras 10 kilómetros de subida progresiva (aunque con no demasiada pendiente), pasamos por los pueblos de Cores y Canle, hasta llegar a la aldea de Vilacoba, en donde el trayecto hasta Olveiroa se hará mucho más distendido y placentero. En este pueblo, hay múltiples hoteles, casas rurales y albergues en donde poder descansar, así como restaurantes y casas de comidas que harán que no tengas que gastar mucho dinero para disfrutar de una cena copiosa y que te ayude a reponer fuerzas.

2ª etapa- Olveiroa – Faro Finisterre (47 kilómetros)

Debido a que el tramo es más corto, no es necesario madrugar en exceso y con calma, salimos de Olveiroa y continuamos por pistas de tierra por los montes del Ayuntamiento de Dumbría. Un poco más adelante de la aldea de Hospital, pasamos por la curiosa Ermita de la Virxen das Neves, para a continuación, poder disfrutar de las hermosas vistas al mar, con destino a Cee. Recomendamos tener precaución durante estas bajadas, ya que son muy peligrosas. Recomendamos que la parada para comer se realice en esta preciosa villa marinera como es Cee, que, al igual que Corcubión (al lado de Cee), con muchos restaurantes con menú del día, pescados, mariscos y carnes así como pinchos típicos de la zona.

Ponte Camino de Santiago Fisterra

Retomamos nuestro camino rumbo a Fisterra, cruzando de una ría a otra atravesando un monte no muy escarpado y elevado, llegamos a la preciosa playa de Estorde, un lugar en el que hacer una parada para reponer fuerzas antes de llegar a Sardiñeiro de Abaixo. Un gratificante recorrido por la costa de las Rías Altas gallegas te acompañará hasta tu destino, pasando por Escaselas, en donde de nuevo contamos con playa si os apetece daros un baño. Y llegamos a Fisterra, en donde poco después de iniciar un descenso, nos encontramos con una de las instantáneas más fotografiadas del Camino: la vista del cabo y el Faro Finisterre. Tras pasar los dos “Petones” (Petón do Corvo y Petón Cercado), llegaremos al fin del mundo conocido desde la romanización de la antigua Gallaecia. Si tenéis ganas, aún podríais continuar con vuestro Camino hasta Muxía, siguiendo el recorrido de la Costa da Morte en la también ya famosa “Muxiana“.

Vista Finisterre- Fisterrana, Camino de Santiago

 

PAMPLONA-ESTELLA

Pamplona a Estella (44 kms.) (con salida desde albergue, bar-restaurante, u oficina de Turismo)

 

Pamplona, la ciudad por antonomasia de la fiesta más multitudinaria de España: San Fermines. Gentes afables y agradables, alegría en la ciudad y una zona vieja plagada de restaurantes con excelente gastronomía. En la iglesia próxima al albergue, podréis asistir a la bendición del peregrino, para que el viaje os acompañe con toda la suerte y fortuna del mundo. Comenzamos a pedalear!

Plaza del Castillo en Pamplona

Pamplona

El descanso en el albergue de peregrinos de Pamplona está asegurado. Consta de habitaciones con varias literarias pero reina un ambiente muy cordial tanto en el personal de atención como con los restantes peregrinos.  Tras la salida en bicicleta, recomendamos no llevar mucho peso en las alforjas, ya que se trata de una etapa con subidas y bajadas en la que notaremos el peso de nuestro equipaje. Cierto es que es más notable durante las bajadas, pero en la subidas complica mucho la comodidad en el pedaleo.

Destacamos Pamplona como una ciudad en la que los amaneceres son fríos y húmedos, por lo que, en vuestra salida, recomendamos un buen desayuno acompañado de ropa de abrigo y también alguna prenda para la lluvia.  Descendiendo la calle de Curia hasta Mercaderes, la de la famosa curva de los encierros de San Fermín, llegamos hasta la plaza Consistorial, hermosa fachada la del Ayuntamiento de Pamplona. Continuamos por San Saturnino y recorremos de punta a punta la calle Mayor. Tras un paso peatonal avanzamos hasta la avenida del Ejército y entramos en la Vuelta del Castillo, hermoso parque crecido en torno al baluarte defensivo de la Ciudadela.

Más adelante, la señalización obliga a dejar la zona verde para acceder a la calle Fuente del Hierro, que cruza la avenida Sancho el Fuerte y baja hasta la Universidad de Navarra. Se abandona la institución privada por el puente de Acella sobre el río Sadar (Km 3). Por un andadero, tras dos kilómetros, se llega en ligera pendiente hasta Cizur Menor, población de la Cendea de Cizur.

Puente de paso de Cizur Menor

Dejamos Cizur entre adosados y unifamiliares y pasamos a lugares más tranquilos. En el lugar de Guenduláin, visionaremos un hermoso lago de agua y en dos kilómetros más arriba está Zariquiegui, última población de la Cendea de Cizur en el Camino de Santiago. Dejamos las pistas y tomamos un sendero más interesante que se abre paso entre espinos. Llegaremos a la famosa fuente de Gambellacos, conocida por la siguiente leyenda: cuentan que en este lugar, el diablo ofreció agua a un peregrino sediento a cambio de que renegara de Dios, la Virgen y Santiago. El peregrino, medio moribundo, despreció la bebida y rezó hasta que el demonio se fue y apareció la fuente que le sació. Saciados también nosotros, dedicamos el último esfuerzo hasta el alto de la Sierra del Perdón, barrera natural entre la Cuenca de Pamplona y Valdizarbe.

Fuente de la Reniega

Fuente de la Reniega

Llegaremos al Alto del Perdón, un buen lugar para hacer una parada y disfrutar de fantásticas vistas mientras hacemos un descanso, comemos algo para reponer fuerzas y planteamos la siguiente parte de la etapa. Tras este ligero descanso, recorremos los pueblos de Uterga, Muruzábal y Obanos en donde cruzamos para continuar a la vega del río Robo hasta la entrada de Puente la Reina. Junto a la iglesia de Santiago se cumplen las dos docenas de kilómetros. La mitad de nuestra travesía. En Puente La Reina contamos con todos los servicios (albergues, cafeterías, restaurantes, oficinas de turismo, etc). Un buen lugar para parar a comer y disfrutar de su arquitectura y monumentos para afrontar la tarde hasta Estella, un recorrido más complejo.

El trayecto de partida de Puente La Reina pasa por el valle de Mañeru, que nos regala una de las postales del Camino: una panorámica totalmente natural y no adulterada, rodeado por una senda de cereal y viñedos que ilustran la imagen. Espectacular. Bajando el valle, proseguimos hasta Cirauqui, que destaca por su calzada romana, la regata de Iguste y el viaducto del canal de Alloz, lugares dignos de contemplar y decelerar en el pedaleo.

Las últimas paradas serían Lorca y Villatuerta en donde contáis con albergues, farmacias, restaurantes y cafeterías para “repostar” y tomar cualquier refrigerio y poder completar los 44 kms. de esta etapa hasta Estella. Una etapa completa para cualquier ciclista: subidas y bajadas, diferentes tipos de ruta: ciudad, campo, senderos y calzadas, y excelentes vistas naturales.

Puente del Picudo de Estella

Puente del Picudo de Estella

 

 

RONCESVALLES – PAMPLONA

Km 0. Roncesvalles (con salida desde albergue, bar-restaurante, u oficina de Turismo)

Km  0. Saint Jean au Pied du Port.-01

En el comienzo del camino un cura espera a todo el que emprende el viaje armado con un buen puñado de estampitas de la virgen de Roncesvalles y con una sonrisa de estas que se pegan. Te saluda, pregunta, se interesa por tu plan de viaje y hasta se hace una foto contigo si así se lo pides. Preparado, listo…, y empieza el pedaleo.

Dependiendo de la estación en la que se haga, es muy importante tener en cuenta la ropa adecuada y un kit de primeros auxilios para nuestra bicicleta (bolsa de reparación completa, cámara nueva y bomba de inflado), sobre todo si se viaja en época de lluvias. Es muy típico escuchar en esta primera etapa (si es época de lluvias) que es imposible bajar en bicicleta desde Roncesvalles, pero aquellos que estén acostumbrados a andar por tierra estarán encantados y podrán olvidarse del pilotaje para disfrutar de los colores, los pastos, y los primeros saludos de peregrinos orgullosos de tremendo viaje: 790 kilómetros hasta Santiago de Compostela.

Saliendo por la N-135 se coge un pequeño camino que discurre al borden del bosque de Sorginaritzaga o robledal de Brujas, un bucólico paseo que deja ver al fondo la mítica cruz de los Peregrinos, un crucero de la época gótica que fue trasladado a este lugar a finales del XIX. Este paseo termina junto al polígono Ipetea, donde se vuelve a salir a la N-135 para entrar en Auritz/Burguete.

cruz-peregrinos-02

En Auritz/Burguete hay un par de bares que abren temprano para aquellos que sean de repetir desayuno. Uno de ellos se encuentra junto a la iglesia de San Nicolás y otro unos cien metros después. Pasada la parroquia la calle San Nicolás (se corresponde con la N-135, son todo uno) se tuerce a la derecha junto a una sucursal bancaria hacia el río Urrobi. Tras sortear varios cauces de agua por vados rudimentarios de piedra y solventar un pequeño repecho, se sale a una pista asfaltada desde la que ya se aprecian los tejados de Espinal, primer pueblo perteneciente al valle de Erro.

Al llegar al pueblo de Espinal, justo donde hay un bar y una panadería (un lugar perfecto para apearse de dulces y recomponer energía) se gira a la derecha a una zona por la que sólo se puede circular por la acera. Justo después de un paso de peatones hay que girar a la izquierda hasta que se coge la pista para subir al alto de Mizkitirtz. Dos kilómetros después se encuentra una imagen labrada de la Virgen de Roncesvalles. Cuidado al cruzar la carretera: hay que tener mucho cuidado de no confundirse y coger la senda que no es.

Una puerta metálica lleva a un impresionante hayedo que guiará hasta la próxima población. El último tramo de esta senda estará pavimentado para mantener alejado el posible barrizal de invierno. Éste llevará a una senda que conduce a Bizkarreta, fin de etapa durante el siglo XII gracias a la existencia de un hospital de peregrinos.

Justo a la entrada a mano izquierda se encuentra un bar, y al dejar el pueblo, junto a la tienda de Biskarret se coge rumbo a Lintzoain, siguiente pueblo que se encuentra a unos dos kilómetros.

Una vez en Lintzoain, llegados a un frontón hay que torcer a la derecha para coger un camino de cemento muy empinado. Le sigue una pista de gravilla –una piedra señaliza que quedan cuatro kilómetros hasta el alto de Erro– y después una senda estrecha.

Las primeras rampas son las más duras, pero poco a poco la pendiente cede y el camino se ensancha, hasta disfrutar por momentos de pequeños tramos en descenso, como el que lleva hasta el mismo alto de Erro, donde se cruza la N-135.

Entre la primavera y el otoño existe un bar móvil que funciona con energía solar. Venden refrescos, fruta, barritas energéticas y bollería industrial. En primavera sirven también bebidas calientes.

Comienza la bajada, sorprenden algunos tramos de la bajada en la que hay escalones, hasta llegar al puente de la Rabia sobre el río Arga, construcción por la que se accede a Zubiri y al valle de Esteribar.

Km  0. Saint Jean au Pied du Port.-01Para seguir el camino habiendo visitado el pueblo de Zubiri hay que volver sobre los pasos y cruzar de nuevo el puente de la Rabia. Un kilómetro después se encuentra un polígono que hay que rodear por una carretera, hasta descender un pequeño tramo de escaleras para abandonar el área industrial y llegar al pueblo de Ilarratz. Aproximadamente un kilómetro después estará Eskirotz y otro kilómetro más llevará a Larrasoaña.

Si vienes desde Zubiri el itinerario no llega a esta localidad, ya que se encuentra separada del camino por el río Arga y el puente de los Bandidos. Un corto ascenso de 500 metros aproximadamente lleva hasta el siguiente núcleo, Akerreta.

Siguiendo el camino hay que pasar cerca de un hotel rural y después de un portillo y un tramo de gravilla se llega hasta una carretera local que se debe cruzar. El siguiente tramo es de cuento: resguardados entre los árboles y matorrales hasta encontrarse el río Arga y empezar un descenso hasta la misma orilla. Pegados al cauce del río hasta llegar al puente de Zuriain.

Junto al puente se encuentran el bar y el albergue La Parada de Zurian. Se sale hasta la carretera N-135 y se coge el desvío de Ilurdotz, hasta volver a cruzar el Arga para dirigirse hasta Irotz.